• MEISSA BIENESTAR

El papel de las terapias naturales tras la pandemia

“Antes de sanar, pregúntate si estás dispuesto a renunciar a aquello que te enfermó”, decía Hipócrates hace más de 2000 años. Esta es una cuestión muy importante que todos deberíamos hacernos hoy después de estos dos duros años.



Y es que dos años han pasado ya desde el comienzo de la pandemia, dos años en los que todos nos hemos tenido que esforzar al máximo por adaptarnos y continuar en un mundo donde nunca ha sido fácil que se comprenda que podemos ser, los profesionales que nos dedicamos a las terapias naturales, una parte muy importante del bienestar de las personas.

Y sin embargo, aquí estamos, viendo la luz al final del túnel, con la certeza de haber aprendido y la esperanza de que este viraje hacia el yo más natural y concienciado de si mismo que se ha producido en las personas sea permanente y constante. En todo este tiempo hemos sido conscientes de que lo verdaderamente importante es la salud y el bienestar, propio por supuesto, pero social y colectivo sobre todo. Hemos apartado nuestras vidas para proteger las de los demás, y ahora toca entender que todos somos uno, y que el bienestar de uno se extiende al de todos. ¿Cómo podemos ocuparnos de los demás, cómo vamos a proteger y cuidar de los que más queremos, de los más vulnerables, si no estamos en un estado de salud y bienestar adecuado?

Las terapias naturales son una excelente forma de hacer definitivo este giro, conectamos con nuestro yo a través del contacto con el terapeuta, ese contacto que aún parece extraño a muchos pero tan necesario para tener una salud completa, y nos hacemos conscientes de que somos la parte activa más importante de nuestra salud. Esto lo sabemos los que nos dedicamos a este mundo desde siempre, y ahora no podemos dejar escapar la oportunidad de que no se olvide, de que el conjunto de la sociedad lo sepa, lo use, lo disfrute y siga su camino de aprendizaje interior.

Debemos transmitir por tanto este mensaje a la sociedad, dejar el miedo y hacer entender que el calor que nos brinda la cercanía es parte importante y necesaria para el bienestar.



Sí, ha sido difícil aguantar y llegar hasta hoy, pero tenemos una oportunidad como quizás nunca la ha habido de afianzarnos, de reclamar ese espacio dentro de la salud y el bienestar a través de un enfoque más natural, más humano. No podemos relajarnos ahora y pensar solo en continuar, debemos apretar para tomar una posición importante, la que siempre debimos ocupar, no basta con sobrevivir, hay que vivir.

En Meissa Bienestar llevamos muchos años trabajando en esta línea, siempre hemos apostado por el enfoque holístico y no invasivo para abordar los retos que se nos presentan día a día, no sólo en el aspecto más puramente físico del cuerpo y de cada una de las dolencias que tratamos a diario, sino que dedicamos mucho esfuerzo al aspecto emocional de cada persona, siempre apostamos por ocuparse y no preocuparse. Nos sentimos orgullosos de considerarnos amigos y familia de todas las personas que acuden a nuestro centro a diario, y más aún de ser cada día una familia más numerosa.

Un terapeuta no es sólo una persona que ayuda a que no duela algo, es una persona que acompaña, escucha, se toma tiempo para atender, entender y ocuparse junto a la persona que acude a su consulta de todo ese aspecto físico y emocional que siempre deberían ir unidos en cualquier terapia.

Tenemos una labor muy importante por tanto ahora, quizás más que nunca. No podemos seguir escondidos y trabajando en la sombra, saquemos pecho y gritemos que estamos aquí, por ti, para ti, por todos y para todos.


1 visualización0 comentarios